Riquezas naturales


La región de Misantla cuenta con una gran diversidad de flora y fauna debido al clima tan propicio para ellos. Es impresionante la gran variedad de plantas medicinales, de frutos, de legumbres y de pastos que crecen en sus suelos tan ricos en minerales.

 

La agricultura aporta a la economía de la región la mayor parte de sus ingresos. Los cultivos que se encuentran con más frecuencia son los de maíz, frijol, chile, chiltepín, tomate, aguacate, calabaza, naranja, limón, caña de azúcar y café; aunque en algunos lugares también podemos ver tepetomate, guayaba, guanábana, zapote mamey, capulín, nanche, sandía, papaya, chalahuite, plátano, paguas, cachichines, litchies y vainilla.

 

Los pastos tan abundantes sirven de alimento a una gran variedad de razas de ganado vacuno, entre las que destacan cebú, holstein, suizo y lechero. También en algunas zonas se cría ganado caprino, que se alimenta preferentemente de las hojas de pequeños arbustos y de la corteza de algunos otros árboles.

 

Una de las principales fuentes de empleo en la región es la industria de los muebles, de donde Misantla ha obtenido una buena fama por la calidad y belleza de los trabajos en madera. Los árboles más cotizados en esta industria son la caoba y el cedro rojo.

 

Debido a la gran variedad de plantas medicinales, Misantla es un municipio donde mucha gente recurre al uso del naturismo, la medicina herbolaria y los remedios caseros para el tratamiento de algunas enfermedades y dolencias catalogadas como no graves.

 

La fauna que se puede apreciar en la región comprende aves, como la primavera, la calandria, el clarín, el papán, el loro, el gavilán, la lechuza, el colibrí; reptiles como ranas y una gran variedad de serpientes; mamíferos como el conejo, el mapache, el armadillo o toche, el topo y la tuza, el murciélago, la zorra y muy raramente el venado. Cabe mencionar que algunas de estas especies ya se encuentran en peligro de extinción.